Top 5

5 razones para dejar que sus hijos se aburran

Bored Child
Foto de German
Por: German Espinosa G.

¿Sabes por qué el aburrimiento es bueno para tu hijo? Recuerdan cuando eran niños y gritaban “Estoy aburrido” hasta que uno de sus padres reaccionaba y le prestaba atención. Como la mayoría de niño, no tenía la atención constante de mis padres, tenía que buscar o inventar algo que hacer, especialmente durante las vacaciones. Por andar de inventor me picaron algunas avispas, me saque un diente cuando salte de un árbol a un colchón, incluso caí con mi bicicleta a un río, pero esos son recuerdos dorados de mi infancia que jamás olvidaré.

Ahora son tiempos distintos, pero me pregunto si, al aliviar tanto el aburrimiento de nuestros hijos, les estamos robando algo precioso. Aquí hay 5 buenas razones para dejar que sus hijos se aburran.

1. El aburrimiento fomenta la creatividad.

El aburrimiento se ha relacionado con mayor creatividad. Es una oportunidad para crear tu propia diversión. Si sus hijos están aburridos, no intervenga rápidamente, déjalos descubrir su lado creativo, recuérdeles los recursos disponibles e incluso desafíelos a ser creativos. Los niños tienen mentes extraordinarias cuando no están atados.

2. El aburrimiento resuelve problemas.

Si quiere que su hijo sea un solucionador de problemas, deje que se aburra. El aburrimiento es un desafío único en sí mismo y es por eso que el aburrimiento es bueno para su hijo. Si constantemente respondemos al aburrimiento de nuestros hijos ofreciéndoles cosas que hacer, pierden la oportunidad de resolver sus propios problemas. No está mal ofrecer actividades positivas a veces, pero desafíelos primero a encontrar su propia forma creativa de salir del aburrimiento. Las mismas habilidades que se utilizan para resolver el aburrimiento les ayudarán a resolver otros problemas a lo largo de sus vidas.

3. El aburrimiento descubre pasiones.

Cuantas cosas de pequeño no aprendimos debido a que no teníamos nada que hacer y estábamos aburridos. Muchos nos volvimos buenos en alguna disciplina porque era la mejor forma de matar el tiempo…y esa disciplina terminó convirtiéndose en nuestra pasión. Pero si entretenemos constantemente a nuestros hijos para que no estén aburridos, se perderán el descubrimiento de sus pasiones. El aburrimiento nos impulsa a apuntar a metas y proyectos que son más satisfactorios que los que estamos persiguiendo actualmente.

4. El aburrimiento alivia el estrés.

Cuando nuestros hijos se aburren, su primera respuesta es encender un dispositivo electrónico. Los electrónicos son un cóctel molotov, así que después de un tiempo se sobre estimulan y se queman, lo que hará que el aburrimiento vuelva y se sientan aún peor. Debemos desconectar el aburrimiento de los electrónicos para que sus mentes y cuerpos puedan desintoxicarse. El aburrimiento sirve como una válvula de escape de esa sobreestimulación y puede reducir el estrés. Esta desintoxicación crea un espacio para que la mente divague, el cuerpo se calme y el cerebro procese lo que es importante.

5. El aburrimiento cambia tu perspectiva.

A los niños de hoy no les gusta esperar a que sucedan las cosas. Ya no esperan el siguiente capítulo de su serie preferida la próxima semana o el día siguiente, ven en maratón toda la temporada en Netflix en una sentada. Quieren que cada minuto del día se llene con algo, al menos mis hijos lo hacen. Sin embargo, el aburrimiento en realidad puede cambiar su perspectiva de “no hay nada que hacer” a “¡Soy libre de hacer lo que sea!” Podemos enseñar a nuestros hijos que el aburrimiento es en realidad una oportunidad para involucrarse en proyectos creativos, construir buenos hábitos, fortalecer su paciencia y tolerancia y de formar un carácter de triunfador.

Reúnanse con sus hijos y pregúntenle: ¿Qué se te ocurre para pasar el tiempo cuando estás aburrido?

¡Compartelo con otros padres!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *